Tres Leyes de la Robótica

From FdIwiki ELP
Jump to: navigation, search

Las Tres Leyes de la Robótica son un conjunto de leyes diseñadas por el autor de ciencia ficción Isaac Asimov para regir el comportamiento de una entidad artificial inteligente (robot) en relación a los humanos. Fueron introducidas en 1942, en el relato Runaround. Las tres leyes dicen lo siguiente:

1.Ningún robot causará daño a un ser humano o permitirá, con su inacción, que un ser humano resulte dañado.

2.Todo robot obedecerá las órdenes recibidas de los seres humanos, excepto cuando esas órdenes entren en conflicto con la primera ley.

3.Todo robot debe proteger su propia existencia, siempre y cuando esta protección no entre en contradicción con la primera o la segunda ley.

Las tres leyes de la robótica representan el código moral del robot y Han sido usadas en muchos relatos de ciencia ficción, incluyendo la mayoría de historias de Asimov. Asimov las estudió en profundidad, destapando contradicciones o brechas lógicas en ellas que podrían inutilizar al robot o incluso permitirle que hiciera daño a los humanos. Esta redacción de las leyes es la forma convencional en la que los humanos de las historias las enuncian, su forma real sería la de una serie de instrucciones equivalentes y mucho más complejas en el cerebro del robot.


Propósito

Estas tres leyes surgen únicamente como medida de protección para los seres humanos. De intentar siquiera desobedecer una de las leyes, el cerebro positrónico del robot resultaría dañado irreversiblemente y el robot "moriría". A un primer nivel no presenta ningún problema dotar a los robots con tales leyes, a fin de cuentas, son máquinas creadas por el hombre para su ayuda en diversas tareas. La complejidad reside en que el robot pueda distinguir cuáles son todas las situaciones que abarcan las tres leyes, o sea poder deducirlas en el momento.