Ludismo

From FdIwiki ELP
Jump to: navigation, search

Definición

El movimiento conocido como ludismo, surgió en primera instancia en Inglaterra en el siglo XIX. Su característica principal fue la no aceptación y odio absoluto e incondicional a todas las máquinas que se usaban en aquella época, para la realización del trabajo en el sector industrial.

Obreros destruyendo las máquinas de las fábricas

El impulsor de esta corriente y origen del nombre fue Nedd Ludd quién no se sabe si realmente existió o tan solo fue una leyenda. A pesar de eso, se cuenta que fue un tejedor del siglo XIX cuyo domicilio se ubicaba en la ciudad de Leicestershire. Destaca porque fue el primero en destruir máquinas, concretamente dos telares mecánicos que manipulaba habitualmente, para rechazar y criticar la utilización de las mismas en la industria. Su figura sirvió para impulsar una campaña de oposición totalitaria, entre los obreros de aquella época hacia todo tipo de maquinaria y tecnología. Una prueba de ello son los artesanos británicos de la industria textil los cuales se inspiraron en su idea para destruir telares mecánicos a golpe de martillo ante las duras condiciones laborales en las fábricas y las reducciones salariales.

Historia

A principios del siglo XIX, los telares industriales, la máquina de hilar industrial y el telar industrial introducidos durante la Revolución Industrial empezaron a amenazar con reemplazar a los artesanos con trabajadores menos cualificados y que cobraban salarios más bajos, dejándoles sin trabajo llegando al punto de sustituirlos por máquinas que hicieran la misma función que ellos. Se piensa que la causa principal fue la dramática situación laboral y social de las Guerras Napoleónicas, creada tras la introducción de moderna maquinaria en la producción de textiles, arrastrando a la ruina a los telares tradicionales, impotentes a la hora de competir con las fábricas de reciente creación. Esta situación desencadenó el movimiento ludita surgió en Nottingham el 11 de marzo de 1811. Los obreros comenzaron en primera instancia por no querer permitir el uso de máquinas llegando hasta el punto de destruirlas, como medio para evitar la pérdida de sus puestos de trabajo. Este movimiento se expandió rápidamente a través de Inglaterra durante los siguientes años llegando incluso no solo a destruir máquinas sino fábricas enteras también. Los denominados ludistas, organizaban marchas y protestas naturales, sin ningún tipo de organización con el fin de destruir toda forma de tecnología en la industria.

Sin una organización clara de un sindicato y una ideología, la destrucción de máquinas era solo uno de los mecanismos que los trabajadores para debilitar a los trabajadores peor pagados que competían con ellos. En realidad, los ataques contra las máquinas no implicaban necesariamente hostilidad frente a las máquinas como tales sino que se trataban de un objetivo conveniente contra el que un ataque podía ser llevado a cabo. Por tanto, el objetivo de los luditas era ganar una mejor posición negociadora con sus empleadores. No tenían miedo de la tecnología per se, pero eran estrategas laborales.

Pensamiento contemporáneo

Pasado el siglo XIX, el ludismo se reinventó en el sigle XX con el término neoludismo que se describe como la oposición a múltiples y nuevas formas de tecnología y no simplemente a las máquinas que realizaban el trabajo en el sector industrial. De acuerdo al manifiesto elaborado por el Segundo Congreso Ludita en abril de 1996 en Ohio, EE. UU., el neoludismo es

"un movimiento sin líderes de resistencia pasiva al consumismo y a las tecnologías cada vez más extrañas y amenazadoras de la Edad Informática".

Los neoluditas creen que podemos prescindir de la tecnología, y que en realidad deberíamos hacerlo, para evitar la deshumanización de las masas, preservar las culturas tradicionales, la sociedad y la estructura familiar. También ven en la tecnología una herramienta capaz de contaminar el idioma, reducir la necesidad de contacto entre las personas o provocar daños irremediables en nuestro planeta, que puedan incluso provocar la extinción humana. Rechazan la ropa moderna, los automóviles, los televisores, los teléfonos, el uso del gas y la electricidad, porque consideran que estos exponentes de la vida moderna "son malvados" y ponen en peligro su forma de vida.

Las tecnologías relacionadas con el tratamiento de la información, el desarrollo de la inteligencia artificial o incluso la existencia de Internet, son blancos frecuentes de los manifiestos neoluditas. En muchos casos resulta bastante fácil exponer como una nueva rama de la tecnología puede provocar daños concretos sobre las personas o su forma de vida. Tomemos como ejemplo la contaminación electromagnética, o los daños que, aseguran, pueden provocar las emisiones de radiofrecuencia de los teléfonos móviles. Los neoluditas saben que resulta sumamente difícil, caro y que lleva mucho tiempo demostrar lo contrario. Sus afirmaciones ante este hecho encuentran eco en muchos ciudadanos comunes y que con frecuencia no ven una rápida desmentida por parte de los organismos encargados de investigar esas cuestiones.

Además de prescindir de las nuevas tecnologías también pretenden frenar su desarrollo estableciendo un estilo de vida que abandona las tecnologías, debido a su creencia de que esta es la mejor perspectiva para el futuro. En lugar del capitalismo industrial, el neoludismo prescribe comunidades agricultoras de pequeñas escalas como las de los Amish y el movimiento Chipko en Nepal e India como modelos para el futuro.

Una visión más clara desde el punto de vista de un alguien que desconfía de la tecnología aunque es consciente de sus beneficios como es Paul Josephson se puede ver en el siguiente video:


Caso Unabomber

Thedore Kaczynski tras su detención por el F.B.I.

El neoludismo llegó a asociarse a movimientos radicales como fue el caso del destacado matemático Thedore Kaczynski. Unabomber, apodado así por el F.B.I., tenía un gran coeficiente intelectual, gran trayectoria académica y grandes aportes a las matemáticas. Sin embargo, también fue un representante extremista del neoludismo llegando incluso a vivir en las montañas sin luz, agua y dinero. Según el F.B.I. Unabomber buscaba la destrucción total de sociedad como la conocíamos entonces y para ello envío varias cartas bomba a diversas universidades de Estados Unidos, incluso llegó a colocar una bomba en un avión. Antes de ser capturado por el F.B.I, publicó su manifiesto La sociedad industrial y su futuro y su futuro conocido como Manifiesto de Unambomber en el que analiza diferentes perspectivas ideológicas errores del sistema basado en la tecnología y prevé un colapso social con dos únicas salidas: un giro radical que acabe con el sistema actual recuperando el equilibrio con el planeta o un proceso sin retorno de extinción de la raza humana. Así Unabomber citó:

La Revolución Industrial y sus consecuencias han sido un desastre para la raza humana. Ha aumentado enormemente la expectativa de vida de aquellos de nosotros que vivimos en países avanzados, pero ha desestabilizado la sociedad, ha hecho la vida imposible, ha sometido a los seres humanos a indignidades, ha conducido a extender el sufrimiento psicológico (en el tercer mundo también el sufrimiento físico) y ha infligido un daño severo en el mundo natural. El continuo desarrollo de la tecnología empeorará la situación. Ciertamente someterá a los seres humanos a grandes indignidades e infligirá gran daño en el mundo natural, probablemente conducirá a un gran colapso social y al sufrimiento psicológico, y puede que conduzca al incremento del sufrimiento físico incluso en países avanzados.

Filmografía neoludita

Algunas de las películas recomendadas para entender mejor las causas y consecuencias del ludismo son las siguientes:

  • The Matrix (1999): Famosa por su tiempo bala, este largo protagonizado por Keanu Reeves es también una crítica feroz al avance de la tecnología y las máquinas.
  • Inteligencia Artificial (2001): Lo que empieza como un relato de cuento sobre un niño robot nos acaba planteando una gran cantidad de dilemas relacionados con la robótica, el avance de las máquinas y la existencia de la humanidad.
  • Gattaca (1997): Plantea muchas cuestiones relacionadas con la condición humana y hasta qué punto hemos de llegar.
  • Metrópolis (1927): Una película para ver con mucha calma pero para disfrutar de cada detalle en una de las cintas más interesantes sobre todo lo relacionado con el neoludismo.
  • Brazil (1985): Un hombre en busca de un sueño en una ciudad futurista donde la burocracia y la tecnología han llegado a un punto opresor.

Enlaces de Interés