Estándares de facto y de iure

From FdIwiki ELP
Jump to: navigation, search


Introducción

Los estándares son acuerdos documentados que contienen especificaciones técnicas u otros criterios precisos para ser usados consistentemente como reglas, guías o definiciones de características para asegurar que los materiales, productos y servicios cumplen su propósito. El objetivo de los estándares es hacer las cosas más fáciles, definiendo características de objetos y sistemas que se utilizan cotidianamente. A la hora de establecer un estándar este debe ser definido siempre bajo tres condiciones para conseguir su objetivo:

  • Simplificación: Se trata de reducir los modelos quedándose únicamente con los más necesarios.
  • Unificación: Para permitir el intercambio a nivel internacional.
  • Especificación: Evitar errores de identificación empleando lenguaje claro y preciso.

Existen estándares de iure o de facto dependiendo de si durante su desarrollo intervino alguno de los organismos estandarización oficiales (ISO, ANSI…).

Estándar de iure

Un estándar de iure o “de ley” es aquel generado por comisiones con estatus legal y que gozan del respaldo de un gobierno u organismo para producir estándares. Los comités que tienen estatus legal para definir estándares de iure son:

Organización Internacional de Estandarización
  • En España: El organismo nacional de normalización es AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación) que elabora normas técnicas españolas (UNE).
  • A nivel europeo : Está el CEN (Comité Europeo de Normalización).
  • A nivel estadounidense : Los organismos representativos son el INAE (Instituto Nacional Americano para Estándares) y el INAE (Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos Americano).
  • A nivel internacional: Está la ISO (Organización Internacional de Estandarización) compuesta por representantes de los organismos de normalización nacional, que produce normas internacionales industriales y comerciales (ISO).

Los estándares oficiales son a veces de obligado cumplimiento. De hecho en España no se puede hacer referencia en la legislación a estándares que no provengan de un organismo oficial de estandarización. Por ejemplo en España es obligatorio por ley que determinados tipos de sitios web cumplan con la Norma UNE 139803  que asegure su accesibilidad.
Las ventajas de la estandarización por organismos oficiales son:

  • Mejoran la calidad y confianza en el producto a un precio razonable.
  • Optimizan la seguridad y protección ambiental reduciendo los desperdicios.
  • Favorecen la compatibilidad e inter-operatividad.
  • Fomentan la reducción en el número de modelos, favoreciendo la reducción en costos.
  • Incrementa la eficiencia en la distribución.
  • Facilita el mantenimiento de bienes y servicios.

Las desventajas de la estandarización por organismos oficiales son:

  • Reaccionan con dificultad a los cambios del mercado, la estructura burocrática enlentece el proceso.
  • Frecuentemente las pequeñas y medianas empresas que quieren desarrollar productos, no pueden acceder a un estándar publicado por falta de fondos.
  • A menudo no satisfacen una necesidad real que demanda el mercado, si no que ponen freno a un conflicto entre fabricantes en fuerte competencia.

Estándar de facto

Los estándares de facto o “de hecho” son aquellos que no han sido desarrollados por ninguna organización de estandarización debidamente acreditada. En cambio, nacen a partir de productos de la industria con un gran éxito en el mercado o en ocasiones son desarrollados por grupos de investigación en Universidades que tienen una gran difusión. Se usan por voluntad propia o conveniencia y tienen una amplia aceptación.
Son la antítesis de los estándares de iure. Sin embargo, algunos estándares de facto terminan convirtiéndose en estándares de iure. También existen estándares de iure que, por su amplia aceptación, pueden considerarse estándares de facto. En ocasiones los estándares de facto se imponen a estándares de jure para la misma finalidad, debido a las desventajas que supone que los estándares de iure dependan de una compleja burocracia.

World Wide Web Consortium

Como ejemplo de organismos que funcionan según un proceso abierto se puede mencionar a:

  • DMTF: Distributed Management Task Force.
  • IETF: Internet Engineering Task Force.
  • W3C: World Wide Web Consortium.
  • ISOC: Internet Society.
  • OASIS: Advancing open standards for the information society.

La mayoría son consorcios privados con intereses comunes sin fines lucrativos, aceptan que cualquiera pueda adherirse y suelen solicitar contribuciones del público. Su fuerza (a pesar que no puedan publicar normas de carácter obligatorio) se sustenta en el número de participantes y pueden lograr estándares que a continuación son aprobados por los organismos nacionales e internacionles de normalización con quienes intercambian sedes o coordinadores. En ocasiones sus miembros más competentes representan, en su campo de conocimiento, los intereses de algún país.

Estándares de facto que se impusieron a estándares de iure

IEEE 802.3

En ocasiones, los estándares de facto triunfan y se imponen sobre los de iure debido a una amplia aceptación y al gran uso que se hace de los mismo a nivel mundial. Algunos ejemplos de esto:

  • El formato de cinta de vídeo VHS: aunque existían formatos técnicamente superiores, el gran uso de este formato hizo que se impusiera sobre el resto.
  • Protocolo TCP/IP: uno de los protocolos que hace posible Internet nació como estándar de facto.
  • Interfaces MIDI de instrumentos electrónicos.
  • Teclas y disposición de los números en los teclados del teléfono.
  • Significado de iconos de hoteles y aeropuertos.
  • Teclado Qwerty.
  • Redes de área local 802.3.

Enlaces de interés

Organización Internacional de Estandarización
El modelo ISO/OSI
IEEE 802.3
W3C España
Asociación Española de Normalización y Certificación


--R gv (discusión) 17:08 3 feb 2016 (CET)