El test de Bechdel

From FdIwiki ELP
Jump to: navigation, search

El test de Bechdel (test de Bechdel-Wallace o The Rule) es un procedimiento para evaluar la brecha de género existente en una película, serie, obra de teatro, cómic u otra representación artística. Es un sencillo método para medir la presencia de la mujer respecto de la del hombre en estas producciones artísticas, especialmente en la industria del cine.

El test debe su nombre a una tira cómica titulada The Rule del cómic Dykes to Wacth Out For (Unas lesbianas de cuidado) de Alison Bechdel, donde se originó, y a Liz Wallace, amiga de la autora, a quién se le atribuye la invención del test.

Método de evaluación

Los requisitos que debe cumplir una obra artística para afirmar que pasa el test de Bechdel son los siguientes:

  • Deben aparecer al menos dos personajes femeninos.
  • Los personajes femeninos deben hablar entre sí en algún momento.
  • La conversación no debe basarse en un personaje masculino, debe tratar un tema distinto.

Este último punto no está limitado a relaciones románticas, por ejemplo dos hermanas hablando de su padre no contaría como haber pasado el test.

Es por tanto, una herramienta de análisis cuantitativo y de escaso rigor científico. No profundiza en los roles de dichos personajes femeninos, ya que no garantiza la relevancia de sus personajes.

Sin embargo, se ha popularizado como un indicador superficial de la visibilidad de la mujer en las producciones artísticas y como una reivindicación de la brecha de género en esta industria. Si una película pasa o no el test, es meramente anecdótico, pero que la suma de las películas que no lo hacen triplique a las que sí lo superan revela el sesgo de género existente.

Historia

Su origen se remonta a una tira cómica de 1985 de la dibujante Alison Bechdel, titulado The Rule dentro del cómic Dykes to Watch Out For. En dicha tira cómica, dos mujeres se disponen a entrar al cine cuando una de ellas comenta que solo accede a ver películas que cumplan tres requisitos: que incluyan al menos dos personajes femeninos, que estos compartan escena y hablen entre sí, y que la conversación no trate acerca de hombres. A raíz de este cómic cargado de ironía surgió el test de Bechdel.

Impacto

El uso del test de Bechdel se ha generalizado sobre todo en la industria del cine, para poner de relieve la escasa presencia femenina. A pesar de ser un test poco exigente, existen numerosas páginas de crítica de cine, proyectos feministas y sitios web que realizan listas de películas conforme a si pasan o no el test. El número de películas que no pasan el test es desorbitado, entre ellas hay muchas conocidas y de estilos muy diferentes, por ejemplo:

  • Up
  • Terminator
  • X-Men
  • Star Wars
  • Top Gun
  • Piratas del Caribe
  • Toy Story
  • Avatar
  • El show de Truman
  • El gran Lebowski
  • El señor de los Anillos

La proporción de películas que pasa el test aumenta cuando entre los guionistas hay, por lo menos, una mujer.

Entre 2000 y 2016, el 45% de las películas nominadas a Mejor Película en los Óscar no superaron el test de Bechdel.

Otros tests

El test de Bechdel ha inspirado a muchos otros a formular otros criterios y tests alternativos, sobre todo debido a sus limitaciones, ya que muchas películas pueden pasar el test y aun así tener contenido sexista.

  • The Smurfette Principle (Principio de la Pitufina): analiza las películas en las que únicamente hay un personaje femenino con un patrón de comportamiento muy definido, que choca con el comportamiento del personaje principal, que sería un hombre extremadamente masculino.
  • El test de Mako Mori: analiza si hay algún personaje femenino cuyo propósito en la película no sea respaldar una historia masculina.
  • The sexy lamp test (El test de la lámpara sexi): propone que si puedes sustituir al personaje femenino por una lámpara sexi y la historia seguiría teniendo sentido, entonces no pasa el test.
  • Sphinx test: observa la interacción de los personajes femeninos con otros personajes, cómo de proactivas son, cómo están representadas en la acción y si cumplen algún estereotipo.