Consejos para patentar software

From FdIwiki ELP
Jump to: navigation, search

Cuando se va a patentar un software innovador, hay que considerar muchos factores pues patentar algo tiene sus pros y contras.

Consejos a considerar

Lo primero de todo es observar desde cualquier punto de vista que es lo que realmente interesa proteger contra sus competidores, es decir, identificar la parte esencial de su innovación, pues dependiendo de cómo se utilice el software junto con el hardware, puede variar lo que se desee proteger de la competencia.

Otra cosa que deberíamos considerar en un primer momento, es que si realmente la innovación es patentable, pues no todos los tipos de innovaciones asociadas a programas informáticos pueden gozar de la protección de una patente.

Para optar a la protección por medio de una patente, una invención debe cumplir varios criterios, de los cuales cinco son los más importantes para determinar la patentabilidad:

  • La invención debe estar constituida por una materia patentable.
  • La invención debe ser susceptible de aplicación industrial (o, en determinados países, resultar útil)
  • Debe ser nueva (original)
  • Debe implicar una actividad inventiva (no ser evidente)
  • La divulgación de la invención en la solicitud de patente debe cumplir una serie de normas de forma y de fondo

Realmente debemos preguntarnos si de verdad necesitamos una patente. Es cierto que el derecho de autor protege la "expresión literal" de las aplicaciones o los sistemas informáticos, pero no protege las "ideas" subyacentes a dichos sistemas o aplicaciones (ideas que suelen tener un alto valor comercial). Por ello, debido a los complejos requisitos de registrar una patente y la gran cantidad monetaria que supone obtenerla debemos preguntarnos si realmente supone unos beneficios respecto al elevado coste.

Es importante recordar que los requisitos para obtener una patente no son siempre los mismos de un país a otro. Una patente concedida para un país X, sólo tendrá validez en ese país y no se puede impedir que sus competidores utilicen esa invención en otros países. La dificultad principal a la hora de conseguir patentes en el extranjero es que las leyes y prácticas regionales o nacionales varían de un país a otro o de una región a otra.

Y no hace falta recordar que, par nuestra patente, deberemos intentar alejarnos de los nombres que tengan aplicaciones que desarrollen la misma función, especialmente si estos nombres están registrados como marca, algo que, en el caso de España, se puede comprobar en la web de la Oficina Española de Patentes y Marcas.

No obstante, como último consejo, a menos que se tenga un buen conocimiento sobre las tecnologías y acerca de la propiedad intelectual, es aconsejable consultar con un experto en Propiedad Intelectual para redactar una solicitud de patente que cumpla los requisitos pertinentes de conformidad. con la legislación de cada país.