Brecha digital de género

From FdIwiki ELP
Jump to: navigation, search

Se entiende por brecha digital de género la diferencia de uso de las TIC entre mujeres y hombres. Se mide en porcentaje, y con respecto a diversos indicadores.

La presencia de mujeres en la sociedad de la información y el conocimiento tiene lugar en dos sentidos: como usuarias y como creadores de contenidos y de tecnología.

La brecha hoy en España en el acceso a internet está cerca de los 10 puntos. Ésta se hace mayor cuando se habla de aplicaciones y usos avanzados de la tecnología.

El Observatorio e-igualdad que depende del Instituto de la Mujer habla de tres tipos de brecha:

  1. La pimera la determina el acceso o no a la tecnología. Situándose en torno a un 9% por debajo el nivel de acceso en las mujeres respecto a los hombres.
  2. La segunda la determina la intensidad y tipo de usos. Las mujeres se conectan un 10% menos, porcentaje que va en aumento cuanto más complejas o técnicas sean las tareas.
  3. La tercera se refiere a usos más avanzados de nuevas tecnologías. Las mujeres los utilizan un 50% menos que los hombres.


Las tres brechas

Primera brecha: Acceso

España ocupa el puesto 21 de 31 a nivel europeo en cuanto a igualdad entre hombres y mujeres en relación a la Sociedad de la Información. Ocupan los primeros puestos los países nórdicos donde son elevados el uso y la igualdad. Hay países como Reino Unido y Alemania con una alta intensidad de uso en la población, pero con baja igualdad de género, mientras que países como Rumanía, República Checa o Bulgaria tienen baja intensidad de uso, pero con igualdad entre hombres y mujeres.

La Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación (2013) refleja una tendencia a la igualdad en cuanto al número de hombre y mujeres que han usado alguna vez el ordenador (80% hombres y 76% mujeres), o Internet (78% hombres y 73,4% mujeres). Esto indica que la primera brecha está casi superada ya que se partía de un 28% de diferencia en el año 2004.

Segunda brecha: Intensidad y tipo de usos

La segunda brecha lleva también una tendencia positiva. Aún así la frecuencia en el uso de Internet es menor en las mujeres y los usos que hombres y mujeres hacen de las nuevas tecnologías son muy diferentes. Mientras que los hombres realizan muchas más descargas de software (42% frente a 29% las mujeres) y hacen un mayor uso de los servicios que ofrece Internet, las mujeres tienen una mayor participación en las redes sociales que los hombres (65,5% frente a 62,8% los hombres). En otro tipo de usos es mayor el de los hombres: búsqueda de información de salud (67,4% frente a 54,9% las mujeres), educación (67,3% frente a 62,5%) y realización de cursos online (14,3% frente a 11,4%).

En el uso del comercio electrónico el 46,1% de las personas que compraron por Internet en 2013 eran mujeres.

Tercera brecha: Usos avanzados

En cuanto a la tercera brecha digital, los hábitos de consumo han avanzado muchísimo al navegar, no sólo desde el ordenador de sobremesa en el domicilio o en el trabajo, sino también desde muchos dispositivos a través de conexiones de ADSL, tarifas de datos del Smartphone o conexiones de wifi públicas y privadas.

Actualmente el teléfono móvil es el dispositivo principal de conexión a Internet (93,9% de internautas). A continuación está el ordenador portátil (76,1%), el ordenador de sobremesa de casa (71,4%) y la tablet (59,1%) que es usada cada vez más y que ha duplicado su uso desde 2012.

Otros dispositivos mantienen un lento crecimiento como el televisor (26,1%) mientras que las videoconsolas se están utilizando menos para acceder a la red.

Factores que producen la brecha digital de género

Hay diversos factores que producen la brecha digital de género. Entre ellos, destacan los que se comentan a continuación.

Factores internos al desarrollo de las nuevas tecnologías

Esto se debe a que el desarrollo de estas tecnologías ha estado vinculado a necesidades militares donde los hombres tienen un presencia dominante. Por otro lado al ser desarrollos hechos por hombres han sido hechos sin tener en cuenta los principios de la perspectiva de género y el usuario tipo desde ese punto de vista es un hombre.

Esto se aprecia de una forma muy evidente en el desarrollo de los videojuegos, ya que los videojuegos de contenido violento son más elegidos por los chicos que por las chicas (20,86 frente a 6,45%) e igualmente los deportivos (25,68% frente a 11,80%).

Factores de socialización en relación con las TICs

Fue una mujer (Ada Byron) quien intervino de forma muy activa en la creación de la primer máquina de calcular y al principio (en la década de los 40 del siglo pasado) participaron muchas mujeres en los procesos de creación de sistemas de información y en su uso (en los años 50) porque se consideraba trabajo de oficina femenino. Pero a medida que adquirió importancia económica y prestigio social fue pasando a ser "cosa de hombres".

El haber ido interiorizando que las mujeres están faltas de habilidades para la tecnología que les ha sido transmitido por la sociedad, ha llevado a una falta de interés por la misma por parte de las mujeres.

Factores externos en el ámbito familiar y personal

Estos factores hacen más difícil el acceso a Internet a las mujeres, aunque en un principio parezca semejante. En el hogar, el trabajo doméstico y el cuidado de los hijos y las hijas tradicionalmente ha recaído sobre las mujeres, lo que limita, en mayor medida que en el caso de los hombres, el tiempo del que disponen. Y, de igual modo, en el ámbito laboral, ya que el tipo de ocupación de las mujeres no tiene la misma carga tecnológica que las ocupaciones de los hombres.

Véase también

Referencias