Trabajo:Sistemas cerrados y abiertos, una comparativa de ejemplos actuales

From FdIwiki ELP
Jump to: navigation, search

En este trabajo se pretende ahondar sobre las posibilidades o la libertad que los diferentes sistemas operativos ofrecen a usuarios y desarrolladores para utilizar, instalar o distribuir aplicaciones, comparando diversos sistemas operativos para plataformas de escritorio y móviles.

Aunque el sistema operativo no sea libre, el grado de libertad del usuario para operar con él puede variar. Es posible utilizar software libre en Windows o en Mac a pesar de que desconozcamos el código del sistema operativo y no lo podamos modificar. En ese contexto surge la distinción entre sistemas abiertos y sistemas cerrados (también conocidos como jardines vallados)[1][2]. Los sistemas cerrados son sistemas software donde los autores o proveedores del servicio mantienen el control sobre las aplicaciones y el contenido que se puede utilizar y restringen el acceso a aplicaciones o contenido no aprobados por ellos.

Para hacer la comparativa, se han planteado las siguientes preguntas:

  • ¿Es posible ejecutar programas caseros o distribuidos por terceros independiente del medio de distribución?
  • ¿Esto es así por defecto o es necesario configurarlo?
  • ¿El conjunto de aplicaciones instalables está delimitado por el fabricante?
  • ¿Es necesario registrarse para descargar software?
  • ¿Es necesario registrarse para distribuir software?
  • Teniendo en cuenta a los usuarios no expertos en informática, ¿existen formas sencillas de buscar, instalar, actualizar y eliminar programas?


Plataforma de escritorio

En todas ellas se pueden ejecutar programas arbitrarios sin conocimiento o autorización previa de los autores del sistema operativo.

Microsoft Windows

La distribución del software es tarea del proveedor. La instalación de programas se gestiona por medio de Windows Installer a partir de Windows 2000. Existen herramientas de software libre para crear paquetes de instalación, como WiX o NSIS, que se pueden distribuir por cualquier medio.

En las distintas versiones de Windows 8 para crear aplicaciones para Metro (las que no son la clásica aplicación de ventana) es necesario registrarse y obtener una licencia a renovar cada 30 o 90 días[3]. Esto también es necesario para instalar aplicaciones no incluidas en el Windows Store. Esa restricción fue eliminada en Windows 10, donde no es necesario ni registro ni licencia especial tanto para desarrollar aplicaciones como para instalar aplicaciones de terceros[4].

Mac OS X

La distribución oficial de aplicaciones se hace por medio del Mac App Store, donde las aplicaciones están supervisadas por Apple y se requiere registro para la instalación.

Para publicar aplicaciones en dicho medio es necesario subscribirse al Programa de desarroladores de Apple y el pago anual de 99 dólares estadounidenses[5]. La Free Sofware Foundation sostiene que la distribución de programas mediante App Store es incompatible con la licencia GPL[6].

También es posible distribuir aplicaciones fuera del Mac App Store[7] mediante instaladores de PackageManager, que no facilitan la desinstalación. Existen canales no oficiales como Brew o Fink.

Distribuciones GNU/*

La mayoría de los distribuciones de software libre basadas en GNU utilizan distintos programas encargados de instalar, actualizar o eliminar programas llamados gestores de paquetes. Las distribuciones publican un conjunto de paquetes en sus repositorios oficiales a la vez que se permiten crear e instalar paquetes propios o de terceros. Estos son archivos que se pueden distribuir por cualquier medio, entre ellos otros repositorios independientes de los autores de la distribución.

No se requiere registro, salvo en distribuciones como Ubuntu para instalar aplicaciones no libres y de pago[8].

Plataformas móviles

Android

El canal de distribución oficial es Google Play que require registro previo para su utilización. Se pueden instalar aplicaciones de otras fuentes[9] activando una opción a tal efecto.

Para distribuir en Google Play es necesario registrarse y un único pago de 25 dólares estadounidenses[10].

Se pueden ejecutar aplicaciones cualesquiera sin instalación desde el propio dispositivo mediante programas emuladores de terminal.

iOS

Sólo se permite la instalación de aplicaciones desde la tienda oficial AppStore, que requiere registro para su utilización. Las condiciones de instalación y publicación son las mismas que para el Mac App Store (véase #Mac OS X). Incluso para hacer pruebas caseras con un dispositivo físico es necesario inscribirse en el programa de desarrolladores de Apple[11].

Mediante una modificación no oficial llamada jailbreak se pueden ejecutar e instalar programas de procedencia arbitraria, a través de la aplicación Cydia que utiliza el sistema de paquetes de Debian[12].

Windows Phone

La tienda oficial de aplicaciones es el Windows Phone Store. Lo dicho sobre las aplicaciones de Metro en Windows para escritorio es aplicable en el caso de Windows Phone (véase #Microsoft Windows).

Para publicar aplicaciones en su tienda es necesario registrarse con Microsoft y pagar una tasa de 19 dólares estadounidenses[13].

Firefox OS

Las aplicaciones se distribuyen mediante Firefox Maketplace, que no requiere registro para instalación de aplicaciones gratuitas. Se puede instalar aplicaciones distribuidas por otros canales.

Ubuntu Touch

El medio oficial de distribución de software es Ubuntu Touch Store que requiere registro incluso para descargar aplicaciones libres. Sin embargo se pueden instalar aplicaciones caseras y de terceros desde un terminal. El sistema de paquetes subyacente es dpkg que se puede utilizar activando la escritura sobre el sistema de archivos[14].

Tabla comparativa

Sistema operativo Distribución oficial Fuentes externas
¿Hay? Responsable Requiere registro
Plataformas de escritorio
Windows Sólo para Metro Microsoft
Mac OS X Apple
Distros GNU/* Comunidad No
Plataformas móviles
Android Google Sí (no por defecto)
iOS Apple No
Windows Phone Microsoft Sí (no por defecto)
Firefox OS Mozilla Sólo pago
Ubuntu Touch Canonical Sí (terminal)

Conclusiones

La mayoría de las plataformas móviles tienen centralizada la distribución de aplicaciones y no facilitan la instalación de aplicaciones de terceros. Esto se justifica por motivos de seguridad, ya que las aplicaciones en los canales oficiales están comprobadas y revisadas total o parcialmente. Además el número de usuarios es inmenso y no todos ellos disponen de conocimientos para detectar una aplicación maliciosa. Igualmente el registro se justifica por la venta de aplicaciones de pago, aunque se requiere también para aplicaciones gratuitas o libres a excepción de Firefox OS.

No hay verdaderos sistemas abiertos en las plataformas móviles, no lo son por defecto o no está extendido el uso de otros canales de distribución además del oficial.

Es llamativo el cambio de parecer de Microsoft con respecto a las aplicaciones Metro y móviles, que retiró la obligación de solicitar licencia y registro. Es también extraña la necesidad de registro para instalar software libre en Ubuntu Touch.

Referencias