Tecnología, Sociedad y Nuevas formas de Emprendimiento

From FdIwiki ELP
Jump to: navigation, search

El contenido de esta página ha sido obtenido de la mesa redonda dada por María Rodríguez, José Manuel Pérez Díaz-Pericles y Paloma Castellano en la Facultad de Informática de la Universidad Complutense de Madrid el día 1 de Diciembre de 2014.

Vídeo de la conferencia

José Manuel Pérez Díaz-Pericles (Ashoka)

El término emprender no se usa adecuadamente en la actualidad. Emprendedor es aquel que se empeña en cambiar las cosas. Estamos en una era distinta, la era del conocimiento. Universitarios y ciudadanos en general tienen que ser emprendedores, tienen que tirar de la sociedad.

Para cambiar el mundo necesitamos un nuevo sistema educativo, un nuevo medioambiente sostenible, un nuevo urbanismo, nuevas comunicaciones, un nuevo sistema económico (que evite la codicia del ser humano) y un nuevo sistema político.

Los emprendedores son personas que tienen que actuar por sí mismas (se aprende haciendo), tienen que saber trabajar en equipo y tienen que tener una fibra ética.

Hay varios tipos de emprendedores:

  • Empresarios: trabajan por cuenta propia
  • Intraemprendedores: trabajan por cuenta ajena. En este caso se emprende convenciendo a los superiores de que es necesario innovar
  • Sociales: tratan de mejorar la sociedad a base de crear nuevas cosas

Además, para emprender no basta con tener vocación social. Hay que saber de gestión empresarial para evitar fallar en nuestra empresa.

Como ciudadanos necesitamos elevar el capital social y para eso necesitamos trabajar por nosotros mismos sin que la solución recaiga siempre en los políticos. Tenemos que afrontar nuestros propios retos: por ejemplo, se pueden superar barreras de tipo económico buscando financiación en empresas.

Ejemplos de emprendimiento social:

  • Proyecto Rio Napo: Poner comunicación inalámbrica a lo largo de 800km de selva.
  • Embarazo saludable: Un grupo de gente se dedica a ir por pueblos de Guatemala con un ecógrafo ayudando a embarazadas. Ayudando a reducir a 0 el riesgo de embarazo problemático.
  • MalariaSpot: A través de un juego consigue diagnosticar la malaria

Paloma Castellano

Ha sido muy difícil innovar en Europa en los últimos años y Estados Unidos siempre ha estado a la cabeza en ese sentido. Como ejemplo, el Ibex35 está valorado en $550b mientras que únicamente Apple lo está en $540b.

Ahora mismo hay una tendencia a copiar el modelo de startups de Estados Unidos por el valor que aportan al tejido empresarial de un país. Sin embargo, la legislación española no es la más adecuada para este tipo de empresas pues hay muchos problemas burocráticos si la startup falla.

Para analizar toda la problemática derivada de este tipo de emprendimiento se presentó el Startup Manifesto, en el que se hace un diagnóstico del porqué hay tanto problema al crear este tipo de empresa, cuyo objetivo es activar el emprendimiento en Europa.

Es importante emprender. Y para ello hay que tener una cierta responsabilidad individual y moverse. Es necesario montar empresas que generen valor a la sociedad.

Las ideas en las que se basen estas empresas deben salir de gente formada tecnológicamente, de ingenieros. Es más fácil formar un ingeniero en la administración y la dirección de empresas que al revés.

Para emprender se necesita:

  1. Una idea: hay que abrirse al mundo, conocer a gente muy distinta (que nos complemente) para saber cómo cambiar la sociedad.
  2. Un equipo: perfiles muy importantes son un talento de diseño (de usabilidad del producto), un hasler (que tire constantemente de la empresa) y un hacker (que haga lo imposible).
  3. Ponerse a trabajar.

Sin embargo, las posibilidades de éxito de una startup son muy pequeñas. 6 de cada 1000 levantan dinero. De ellas, el 60% fracasa, el 30% simplemente sobrevive y sólo un 1% se convierten en grandes.

Aun así, como ingenieros, tenemos ganado que sabemos construir cosas. Hay que formarse: leer libros e ir a eventos de la comunidad de emprendedores. Y podemos apoyarnos en aceleradoras de startups como Wayra, que selecciona prometedores proyectos para que sean financiados y asesorados por ellos y conseguirles comercialización.

María Rodríguez

Las cooperativas son un tipo de empresas en las que el número de participantes es pequeño. De este modo se consigue que el capital y la fuerza de trabajo sean lo mismo. Los trabajadores son los dueños y todos tienen el mismo número de participaciones. Se evitan las asambleas donde siempre hay una parte descontenta por el hecho de someter todo a votación.

Por otro lado, economía directa es un nuevo modelo de empresa industrial y de servicios de pequeña escala y gran alcance, intensivo en conocimiento y diseño que utiliza con naturalidad el software libre, la externalización de la producción, la venta por adelantado y el crowdfunding.

Su fórmula se basa en Conocimiento + Internet (posicionamiento y comercialización) + Innovación continua (del producto). El resultado es una empresa ágil, de baja capitalización y alto alcance.

Un ejemplo importante es el que se da en el mercado de apps con algunas aplicaciones: recurren a kickstarter, lo mueven mucho y utilizan venta por anticipado.

Hay una serie de claves para salvar la idea de tu negocio:

  1. Buscar a alguien que tenga habilidades empresariales, pues no tiene por qué funcionar el que uno aprenda a gestionar una empresa.
  2. Un buen producto por sí solo no crea una empresa exitosa, a veces el mercado no está preparado para ella.
  3. La comercialización e innovación constantes son tan importantes como la calidad o la novedad. Tendemos a pensar que nuestro producto no es lo suficiente bueno en etapas tempranas y no nos lanzamos a venderlo. Hay que saber vender cómo el producto puede ser útil al mercado.

Consejos para tener ideas geniales:

  1. Viajar mucho.
  2. Leer todo lo posible y en todos los idiomas posibles: lo que hacen otros, lo que la gente necesita...
  3. No tener miedo al fracaso, es muy probable que la primera empresa fracase.
  4. No tener miedo a la copia: Se pueden hacer versiones adaptadas al entorno de algún producto en otro país siempre y cuando no sea un plagio. También en el otro sentido, no hay que tener miedo a que nos copien, pues nos perdemos aportes valiosos, partners... Si te copian es la prueba de que tu producto tiene valor y hay que ir a por el siguiente, no parando de innovar.
  5. Prestar atención a las periferias: no sólo centros como Madrid o Barcelona.
  6. Aprender a escuchar: lo que la gente quiere y lo que no, adaptándonos.

Enlaces externos

Audio de la conferencia