Fibra óptica transoceánica

From FdIwiki ELP
Jump to: navigation, search

Los cables submarinos son los responsables en la actualidad de proporcionar servicios de telecomunicación de carácter intercontinental e internacional. Estos yacen sobre el fondo marino y pueden estar hechos de cobre o fibra óptica.

Los cables submarinos soportan las comunicaciones internacionales tanto de voz como de datos a una velocidad mucho mayor que la ofrecida por los servicios vía satélite. En la actualidad existe una gran red de cableado transoceánico que interconecta todos los rincones del planeta. Se estima que más del 90% del tráfico de Internet circula a través de estos cables submarinos.

El origen de los cables submarinos data de mediados del siglo XIX.

El primer cable submarino

El primer cable submarino data del año 1850, e interconectaba Francia e Inglaterra a través del Canal de la Mancha. La decisión de tender este cable venía dada por la expansión del telégrafo. Como este primer cable estaba fabricado en cobre, las señales sufrían unos retardos y rebotes que hacían que la señal llegase a su destino excesivamente deteriorada. Además este cable no duró demasiado tiempo (apenas un año).

El primer cable transatlántico

El primer cable transatlántico fue el resultado de un proyecto de 1855 (el cable entró en servicio en 1858), y al igual que el primer cable que unió Francia e Inglaterra, quedó fuera de servicio no mucho después. Este cable unía América (desde Terranova, en Canadá) con Europa (desde Irlanda) a través del Océano Atlántico.

El segundo cable transatlántico

El proyecto para el tendido del segundo cable transatlántico se puso en marcha en el año 1865 y finalizó en 1866. Al igual que el primero, unía Terranova con Irlanda. Este segundo cable era mucho más robusto que el primero, lo que contribuyó a un éxito mucho mayor que el que obtuvo el proyecto anterior. Para finales del siglo XIX ya eran 15 los cables que conectaban estos dos continentes.

Evolución tecnológica de los cables transoceánicos

Los primeros tendidos eran de cobre, lo que los hacía muy susceptibles a las interferencias, al ruido y a la pérdida de señal. Se utilizaban sobre todo para el servicio telegráfico.

En la década de los 60 se empezó a utilizar la tecnología de pares coaxiales, que permitía la transferencia de un volumen de datos mucho mayor que la ofrecida por sus predecesores de cobre.

Por último, a partir de los años 80 y hasta la actualidad, los cables utilizados pasaron a ser de fibra óptica. Estos satisfacen una demanda de ancho de banda mucho mayor, además de ofrecer una alta tolerancia al ruido.

Propiedad de estas instalaciones

La mayoría de los cables transoceánicos son propiedad de un conjunto de compañías proveedoras de internet, como es el caso del Columbus III, cable que conecta Italia, Portual, España y las Azores con la península de Florida, que es propiedad de 30 compañías.

Enlaces interesantes

Fuentes